Eficacia de la intervención cognitivo-conductual en la recuperación de las lumbalgias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recuperación funcional en la lumbalgia incapacitante:eficacia de una intervención congnitivo-conductual temprana. León Mateos L et al. Trauma Fund MAPFRE (2008). 20(1):23-28.

Hace unos pocos meses en una revista publicaba “la Escuela de Espalda basada en técnicas cognitivo-conductuales del tratamiento del dolor ”. Teníamos el convencimiento en la efectividad de dicho método, tal como corrobora la recomendación de la guía Europea de Lumbalgias COST-B13, en detrimento de las basadas únicamente en técnicas posturales y/o ergonómicas.

Debido a su interés voy a describir el programa que se le realizó al grupo intervención que fué de manera individualizada, atendiendo a unos ejes comunes: 1. la explicación a los pacientes de como la vivencia y el afrontamiento del dolor influyen en el desarrollo de la discapacidad, 2. el papel de las emociones negativas en el mantenimiento del dolor y desarrollo de la discapacidad, 3. los otros factores de riesgo: factores conductuales, factores cognitivos, aspectos sociolaborales, 4. entrenamiento en las técnicas adecuadas: respiración, relajación, reestructuración cognitiva, solución de problemas, habilidades sociales y control de ira y, por último, 5. ergonomía y educación postural.

Respecto a los resultados, destaca que las diferencias entre el grupo intervención con el de control han sido que la duración media es de 21 dias menos, en el caso de recaídas ha sido de una media de 119 días menos, el ahorro en costes directos de 227€ y en los indirectos de 1.178€. El ahorro total conseguido por el programa para los pacientes con lumbalgia fue de 69.452€. Si analizamos las variables subjetivas de los pacientes en los pacientes del grupo intervención, veremos que en todos los parámetros mejoraron.

Como era de prever, la mejoría fue más importante en las recaídas (relativamente frecuentes) que es justo cuando se demuestra la eficacia de la intervención ya que como dicen los autores, “en contraste con los tratamientos médicos, el aprendizaje de las técnicas cognitivos-conductuales, al igual que la mayoría de las técnicas psicológicas, necesita más tiempo para consolidarse”. Pero es que ademas, cuanto más precoz es la intervención (en éste momento lo amplío a cuantas opciones médico-quirúrgicas fueran necesarias), mejores son los resultados, impidiendo la estructuración psicológica del dolor y la sensibilización central (cerebral), por lo que la reducción de la incapacidad permanente debe consistir en objetivo prioritario

Estas técnicas son también un instrumento preventivo de gran eficacia, de manera que en situaciones donde no ha aparecido todavía una alteración emocional, sirve de ayuda, y cuando no se consigue, ésta tiene menor intensidad.

En este estudio, el tratamiento de la intervención es individualizado y realizado por reumatólogos y psicólogos, nuestra impresión es que, también puede ser aplicado con similares resultados y un evidente ahorro de costes, de manera colectiva en forma de Escuelas de Espalda, destinando la intervención individualizada, tanto psicológica como especializada a casos seleccionados.

Insistimos en nuestra recomendación de la creación de Escuelas de Espalda que den información, fomenten una actitud positiva y activa, impliquen a los ciudadanos en la adquisición de hábitos saludables incluidos los posturales, que ayuden a manejar el estrés, enseñen el uso correcto de los analgésicos, estimulen la inclusión del ejercicio/estiramientos en la vida cotidiana y den herramientas para la detección de los factores de riesgo no sólo ergonómicos o personales como la obesidad etc; sino también psicosociales, así como habilidades para su control.
Es muy importante Formar bien a los Formadores, destinar un tiempo importante a la realización práctica de las técnicas aprendidas supervisadas por fisioterapeutas e implementar este tipo de Escuelas Espalda no sólo en las empresas y escuelas sino dentro del propio Sistema Sanitario, en especial desde la Atención Primaria.

Por último, si ahorramos en costes directos e indirectos, si además las evaluaciones subjetivas de los pacientes son muy satisfactorias… ¿A qué estamos esperando en fomentar este tipo de programas?

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *